La Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) entregó a la familia el cuerpo de Germán Darío Flórez Jiménez, un hombre que desapareció en Medellín (noroeste) en 1982, cuando tenía 21 años y de cuyo paradero no se conocía nada desde entonces.

La madre y los hermanos del joven pudieron darle este viernes “sepultura digna” a su familiar, de quien no tenían noticias desde el 14 de mayo de 1982, cuando salió de su casa en Medellín “en busca de mejores oportunidades laborales”, según la JEP.

María Mercedes Jiménez, la madre del joven y quien hoy tiene 90 años, lideró durante cuatro décadas la búsqueda y este viernes, finalmente, pudo despedir a su hijo en una ceremonia religiosa.

La mujer llevó fotos en blanco y negro de su hijo, flores e incluso una camisa que era de él, que puso sobre el cofre en el que están los restos.

Los restos de Flórez Jiménez fueron exhumados del cementerio Las Mercedes del municipio de Dabeiba, en el departamento de Antioquia, por una orden del alto tribunal que se basó en los “aportes a la verdad” de un exmiembro de la fuerza pública que comparece ante la JEP.

Le puede interesar: Debanhi Escobar fue asesinada y sufrió violencia sexual, según autopsia

Este es el cuerpo “más antiguo” que han identificado los investigadores forenses en este municipio de Antioquia, que ha sido uno de los más golpeados por el conflicto armado colombiano.

La información sobre este caso fue entregada por un soldado retirado que hizo parte del Batallón de Contraguerrilla 79, cuya identidad se reserva por el riesgo que corre, que dio a la JEP “el punto preciso de interés forense”.

Como resultado de esa exhumación, se hizo el trabajo de identificación técnico-científica de Germán Darío Flórez Jiménez por el Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses.

Resultados de la necropsia 

El informe de necropsia señala que Flórez Jiménez falleció por “‘traumas penetrantes por proyectil de arma de fuego’ en la región toracoabdominal y en las extremidades”, según la JEP, que agregó que por ello se estableció que deceso fue una muerte violenta por homicidio.

“Todas estas características que fueron documentadas por la JEP, y que no coinciden con los rituales propios de un cortejo fúnebre regular, demuestran el inicio de una práctica de desaparición forzada en el cementerio Las Mercedes desde 1982. Se trata de hechos que guardan relación con el conflicto armado”, agregó la información.

La familia participó en la investigación gracias a la Unidad de Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas (UBPD) a través del diálogo.