Apartado de las luces parpadeantes de hoteles y casinos, un pequeño parque de sanación fue abierto en el norte de Las Vegas, como parte de los esfuerzos ciudadanos para sanar las heridas que dejó en la ciudad el fatal tiroteo del pasado domingo.

Uno de los creadores del parque, el paisajista Mark Hamalmann, dijo que se trata de un «jardín del recuerdo», con 58 árboles plantados a lo largo de un pequeño camino pavimentado.

El lugar también tiene un gran roble en el centro que representa el «árbol de la vida«, mientras banderas estadounidenses adornan una cerca de madera.

«Todo aquí es donado por compañías locales, todos somos voluntarios y es impresionante cómo ha tomado forma», dijo Hamalmann a la AFP, mientras supervisaba la construcción.

En el parque de sanación, explicó, todo el mundo es bienvenido para caminar, sentarse a reflexionar en los bancos o dejar mensajes en la pared de los recuerdos.

58 personas murieron y otras 500 quedaron heridas cuando el jubilado Stephen Paddock, de 64 años, abrió fuego el pasado domingo contra los asistentes a un festival de música country en la ciudad, poco antes de suicidarse y en un hecho que aún no tiene un móvil claro para los investigadores.

Por Cyril JULIEN

Publicidad

AFP

Noticias UNO