El «ministro» de Comunicación del Vaticano, monseñor Dario Viganó, encargado de una amplia reforma de los medios de la Santa Sede, renunció este miércoles tras ser acusado por la prensa de manipular una carta de Benedicto XVI sobre el papa Francisco.

«Después de haber reflexionado y ponderado con atención los motivos que indica (…) respeto su decisión y acepto con cierta dificultad su renuncia», le escribió el papa Francisco a Viganó, en un mensaje divulgado por el Vaticano.

Viganò había sido nombrado para guiar la nueva secretaria de comunicación del Vaticano, una de las grandes reformas que ha querido implementar el papa para aunar a todos los medios informativos con los que cuenta la Santa Sede.

Según la nota del portavoz, hasta el nombramiento del nuevo prefecto se encargará el secretario de este organismo, el argentino Lucio Adrián Ruiz.