Israel declaró que el cese de la operación “plomo fundido”  será a partir de las 2 de la mañana, hora local, del domingo 18 de enero.

La propuesta de detener la ofensiva militar en Gaza se aprobó mediante votación en el Consejo de Seguridad de Israel, en cabeza del Primer Ministro Ehud Olmert, los ministros, altos mandos del Ejército y los jefes de organismos de seguridad, sin llegar a un acuerdo previo con Hamás.

Ehud Olmert dijo que al decidirse la tregua unilateral, Israel se dedicará a observar la reacción del movimiento islamista palestino. Si el lanzamiento de cohetes desde la Franja a territorio Israelí se reanuda, la ofensiva militar israelí se reiniciará.

A pesar del anuncio, el grupo Hammas rechazó la tregua unilateral, Fauzi Barhum, portavoz del movimiento islamista, aseguró que nunca se aceptará la presencia de ningún soldado israelí en Gaza cualquiera que sea el precio e insistió en que "el enemigo sionista cese en sus agresiones, se retire de Gaza, ponga fin a su bloqueo y abra todos los pasos con Israel”.