Según lo ha dado a conocer la Guardia Costera, cerca de un centenar de personas ha desaparecido al naufragar en aguas del Mediterráneo en una embarcación precaria con la que trataban de viajar a Europa desde playas de Libia.

Las autoridades creen que en la embarcación viajaban tres niños de corta edad que podrían haber fallecido ahogados en el naufragio.

Las playas que se extienden entre Trípoli y la frontera con Túnez se han convertido los últimos dos años en el principal bastión de las mafias que trafican con seres humanos, pese a la presencia de patrulleras europeas.

Según datos de la Organización Internacional para las Migraciones, más de 171.635 inmigrantes irregulares lograron cruzar a Europa en 2017, mientras que 3.116 desaparecieron en el mar.

El lunes, guardacostas libios interceptaron a cerca de mil migrantes frente a la costa oeste del país.