El Consejo Nacional Electoral, acusado de ser fortín de los partidos políticos, tendrá que tomar en las siguientes dos semanas decisiones trascendentales para el país.

Vamos en orden cronológico: primero, a las nueve de la mañana, hoy, inició los escrutinios de las votaciones del 11 de marzo, con los cuales debe declarar la elección del nuevo Senado de la República. Enseguida, abrió la audiencia pública para escuchar a quien demanda la inscripción del profesor Antanas Mockus como senador, porque supuestamente estaba inhabilitado, por pertenecer a una corporación que tenía un contrato con el Estado; la audiencia duró 20 minutos y se levantó sin ninguna decisión. Hoy comenzó el estudio sobre dos temas: uno, la ponencia del magistrado Felipe García sobre la demanda contra la inscripción de la candidatura de la exfiscal Viviane Morales, acusada de doble militancia, porque siendo miembro del Partido Liberal, se inscribió por el Partido Somos. La segunda ponencia, del magistrado Luis Bernardo Franco, estudia la solicitud de Humberto de la Calle sobre si puede o no realizar una alianza con el candidato Sergio Fajardo. Hay otra ponencia del magistrado Felipe García: la demanda de la inscripción de Germán Vargas Lleras como candidato presidencial. Se le acusó por doble militancia, porque siendo miembro de Cambio Radical, se inscribió por firmas. Lo mismo que hizo Ángela María Robledo, quien siendo de Alianza Verde, se inscribió como candidata a la vicepresidencia de Gustavo Petro; también es investigada. Y otro caso por resolver es la petición del procurador, Fernando Carrillo, para que sea anulada la elección de Aída Merlano, acusada de haber montado una empresa criminal para comprar votos a su favor en la costa atlántica.

El Consejo Nacional Electoral es la única autoridad electoral que puede resolver estos asuntos tan calientes.