Aunque en los años 80 Ernesto Báez se autoproclamó líder político de las autodefensas del Magdalena Medio, sólo hasta hoy la justicia lo responsabiliza de la masacre de 12 funcionarios en 1987, que perpetraron los hombres que él decía liderar.