Parecen surgir nuevas relaciones entre las regiones productoras de hidrocarburos y las petroleras.

Resulta que los departamentos productores perdieron gran participación en los recursos de las regalías, al pasar del 100 %, a recibir solo un 20 %. El noviazgo entre regiones y petroleras se basa en un proyecto de reforma a las regalías que busca subir la participación para los ocho departamentos productores, mínimo al 50 %. La iniciativa, que irá al Congreso, será respaldada por el sector privado, disipando las grandes diferencias que surgieron entre empresas y regiones con las consultas populares.

Están de novios. Todos los sectores próximos están esperando para ver si el romance termina en matrimonio.