En 2017, las FARC entregaron varias caletas de dólares, como compromiso del acuerdo de paz, para la reparación de las víctimas del conflicto armado.

El estado halló, enterrados, cerca de cuatrocientos cincuenta mil dólares (USD 450.000), producto de actividades ilícitas. Para verificar la autenticidad de los billetes, el Banco de la República envió a la Reserva Federal de los Estados Unidos la totalidad del efectivo. Tras revisar el dinero, Estados Unidos devolvió los dólares, confirmados como auténticos. Solo USD 10.000 fueron descartados por ser falsos o porque los billetes no estaban en condiciones de circulación.

La millonaria suma fue trasladada a la SAE (Sociedad de Activos Especiales) para su administración.