Encontrar una necrópolis con decenas de ataúdes de piedra en Egipto no es cosa de todos los días y menos si en uno de ellos había un collar con un «mensaje del más allá».

Este cementerio egipcio, descubierto cerca de la ciudad de Menia, al sur de El Cairo, tiene más de dos mil años. Se estima que se necesitarán cinco años para excavar y explorar el lugar. El ministro de Antigüedades de Egipto, Khaled El-Enany, informó que se encontraron 40 sarcófagos, joyas, utensilios de cerámica y una máscara de oro. Añadió que hallaron elementos funerarios que datan de finales del periodo faraónico hasta la época primitiva del periodo helenístico de Egipto, alrededor del 300 a. C.

Mostafa Waziri, jefe de la misión arqueológica, dijo que se encontraron ocho tumbas, pero espera que se descubran más. «El trabajo de excavación está programado para los próximos cinco años con el propósito de descubrir todos los sarcófagos del cementerio». Se encontraron 40 sarcófagos, joyas, utensilios de cerámica y una máscara de oro. También se encontraron cuatro jarras bien conservadas con tapas diseñadas para parecerse a las caras de los cuatro hijos del dios Horus. «Todavía contienen los órganos internos momificados del difunto. Los frascos están decorados con textos jeroglíficos que muestran el nombre y los títulos de su dueño».

Pero hay algo que llamó la atención de todo el equipo de arqueólogos. Waziri calificó como una «maravillosa coincidencia» haber descubierto en la víspera del año nuevo un collar que tenía la inscripción «Feliz Año Nuevo» en jeroglíficos. «Este es un mensaje enviado desde el más allá», dijo.

Lo que los arqueólogos llaman como «maravillosa coincidencia» ¡es totalmente increíble! Hasta mañana, que descansen.