Poco a poco van desapareciendo artículos del Plan de Desarrollo. Uno de ellos es el artículo 142, que planteaba la creación de la llamada cédula rural, un mecanismo para identificar a los casi dos millones de productores del campo y canalizar de esta manera los subsidios y las ayudas para ellos. La creación de la cédula rural se cayó por falta de presupuesto; se estableció que el proceso de identificación y cedulación resultaría muy engorroso y costoso no solo para el Gobierno, sino además para las entidades encargadas de ejecutarlo.

Y todo parece indicar que seguirá la peluqueada antes de que el plan pase a estudio formal del Congreso.