Hace un par de semanas, la Contraloría General de la República acudió a la figura de control excepcional: asumió todas las investigaciones fiscales que adelantaban las contralorías de Antioquia y de Medellín a Hidrotuango, decidió retirar de esa función a quienes adelantaban las investigaciones y designó a sus propios auditores. El vicecontralor (e), Ricardo Rodríguez Yee, estará al frente del grupo de auditores, quienes tendrán que revisar más de un millón de folios que constituyen los 200 contratos que están en la mira de la Contraloría. Hoy hallaron algo sorprendente: EPM, alegando que el proyecto se siniestró, está reclamando un millonario seguro que había sido adquirido en Londres. Para esto, la compañía envió a Inglaterra a un equipo de expertos, a tramitar el cobro de la póliza. Las gestiones están realizándolas en el complejo Lloyd’s of London, donde funcionan las aseguradoras más famosas del mundo. Las pretensiones de EPM suman un billón de pesos, que podría ser una de las mayores reclamaciones de un seguro. Se cree que muy difícilmente la aseguradora británica aceptará el cobro.

El equipo de la Contraloría que investiga a Hidroituango es el mismo que descubrió el descalabro en Reficar… ¡Háganme el favor!