La vicepresidenta, Francia Márquez , quien participa en Madrid en el foro Tendencias, promovido por el diario El País de España, sorprendió con una inesperada revelación.

En un conversatorio con Pepa Bueno, directora de El País, reconoció que ha sido víctima de discriminación dentro del propio Gobierno.

«Por ejemplo, ahora que soy vicepresidenta, no tendría que estar diciéndoles a los funcionarios públicos, incluyendo de nuestro propio Gobierno, “respétenme, soy la vicepresidenta”. Si fuera un hombre mestizo o blanco no tendría que decirlo. Ese respeto esta intrínseco, a mí me toca decirlo todo el tiempo y es desgastante, porque no soy una mujer que anda con vanidades, pero tengo que estar diciendo que soy la vicepresidenta».

Esa denuncia es lo que bien podría llamarse fuego amigo dentro del propio Gobierno.