El Tribunal Administrativo de Cundinamarca le ordenó a la empresa Dragacol restituir al Estado 18 mil millones de pesos.

Según el fallo del Tribunal, hubo engaño en la reclamación.  La decisión asegura que el documento usado para cobrar tiene sellos distintos a los del Ministerio del ramo y no podía ser recibido en esa dependencia, el día que Dragacol asegura que lo entregó.

Un sábado por fuera de los horarios laborales del Ministerio de Transporte, Reginaldo Bray presentó la reclamación con la que Dragacol se ganó 18 mil millones de pesos, en 1995.

Así lo descubrió esta semana el Tribunal Administrativo de Cundinamarca, que anuló el pago, argumentando que Bray engañó al Estado.

“En efecto, en la misma aparece como fecha de radicación, el 14 de diciembre de 1996, fecha que corresponde a un sábado, día que no era laborable”.

La conciliación también fue anulada porque según el fallo, la reclamación tiene un sello de recibido que no corresponde con el del Ministerio.

“La petición tiene un sello de recibido que dice Ministerio de Obras Públicas y Transporte, nombre que no correspondía a esa entidad en 1996, pues por decreto desde 1992 se llamaba Ministerio de Transporte”.

Publicidad

El escándalo que ya lleva 13 años, todavía tiene tela de donde cortar, el fallo del Tribunal lo conocerá ahora el consejo de Estado.