Con 5 votos a favor y 4 en contra, el Tribunal Supremo de Estados Unidos, respaldó el veto migratorio propuesto por el presidente Donald Trump que afecta a Libia, Irán, Somalia, Siria y Yemen, e impone una restricción a algunos funcionarios venezolanos y norcoreanos.

La sentencia considera que Trump ejerció legalmente su poder para suspender la entrada de extranjeros al país.

El respaldo del Supremo se da después de que tribunales inferiores frenaran dos intentos para poner en marcha el veto y obligara a la Casa Blanca a reformular la orden ejecutiva.

El presidente estadounidense celebró la decisión y la calificó como una «tremenda victoria en esta era de terrorismo mundial y movimientos extremistas». Sin embargo, los demócratas aseguraron que es un arma de reclutamiento para terroristas inmoral y peligrosa.