El próximo 12 de junio en Singapur se reunirá el presidente de Estados Unidos, Donald Trump con el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un.

«El 12 de junio, será en Singapur, será el principio. Nunca dije que todo fuera a pasar en un encuentro, estamos hablando de años de hostilidad, de años de problemas, años de odio entre tantas naciones tan diferentes», aseguró el presidente Trump.

«Creo que va a ser un proceso. Pero las relaciones se están construyendo, es una cosa muy positiva», añadió.

Este anuncio se dio en el Despacho Oval de la Casa Blanca con el número dos de Corea del Norte, Kim Yong-chol, quien entregó al estadounidense una carta del líder norcoreano.

Durante su encuentro, según dijo Trump, no hablaron del respeto a los derechos humanos en Corea del Norte, pero dejó la puerta abierta a tratar ese tema en su encuentro con Kim el 12 de junio.

También dijo que ya no quiere «usar más el término ‘presión máxima'» para describir su estrategia de sanciones a Pyongyang, porque ahora se está «llevando bien» con los norcoreanos.

El pasado 24 de mayo, Trump canceló abruptamente su cumbre con Kim, aunque dejó la puerta abierta a volver a programarla.