El presidente de EE.UU., Donald Trump, dio este jueves un año a México para detener el flujo de drogas que entran en su país y dijo que si no lo hace, impondrá aranceles a los automóviles y otros bienes y cerrará la zona limítrofe.

«Vamos a darles un plazo de un año, y si las drogas no paran, o paran en su mayoría, vamos a imponer aranceles (…), y si eso no detiene las drogas, vamos a cerrar la frontera», dijo Trump a los periodistas durante un acto en la Casa Blanca.

Trump dio así marcha atrás a su amenaza de cerrar la frontera en los próximos días, casi una semana después de exigir que México detuviera de inmediato el flujo de inmigrantes indocumentados que atraviesan su país hacia EE. UU., o de lo contrario clausuraría esa zona limítrofe, quizá antes de este viernes.

El presidente no habló específicamente sobre esa amenaza, pero aseguró que «México entiende que vamos a cerrar la frontera o a poner aranceles a los automóviles, será una cosa o la otra».

Celebró que, «en los últimos cuatro días, México ha estado capturando a la gente y devolviéndola a sus países», algo que atribuyó a su amenaza de cerrar la frontera.

«Si en un año a partir de hoy siguen entrando las drogas, vamos a imponer aranceles», subrayó Trump, quien mencionó también el tema de la inmigración ilegal, pero no pareció vincularlo a su aviso de un año