Dentro del presupuesto aprobado por la administración del presidente de Estados Unidos, Donald Trump para el 2019, el Gobierno estadounidense anunció que suspenderá el aumento salarial a los funcionarios del Gobierno, con el propósito de controlar el déficit público.

Por medio de una carta, Trump informó a los diputados y representantes del Senado que los incrementos salariales pautados para enero de 2019, quedarán «fijados en cero»; pues sostuvo que los aumentos generales como los puntuales, no son sustentables para el presupuesto de la Casa Blanca.

Pese a que el aumento salarial estaba aprobado por ley, el presidente de Estados Unidos puede alegar una situación de emergencia para revertir la subida.