El gobierno de Donald Trump exigió al Reino Unido que haga un mayor gasto en defensa y lo amenazó con dejar de ser su principal aliado militar y poner en su lugar a Francia, en caso de no hacerlo.

Mediante una carta firmada por el secretario de Defensa estadounidense, Jim Mattis, la administración Trump exigió al Reino Unido que destine más recursos a su presupuesto de defensa, pese a que Londres alcanzó el umbral del 2 % de su Producto Interno Bruto pactado por las potencias que conforman la OTAN.

Estados Unidos amenazó a su principal aliado militar con cambiarlo por Francia si no aumenta su gasto, ya que considera que el dinero destinado no es suficiente debido al “importante” rol que juega el Reino Unido en la escena global.

Mattis pidió una hoja de ruta «completa» en materia de defensa para la próxima cumbre de la OTAN del 11 y 12 de julio, en la que Trump instará a sus aliados europeos que menos gastan en defensa, a cumplir su compromiso de destinar el 2 % de su PIB para 2024.