El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, defendió hoy en Japón el principio de “paz a través de la fuerza” y se comprometió a fortalecer el poderío militar de su país para que nunca pierda el liderazgo.

Trump lanzó este mensaje en un discurso patriótico, a una hora en la que en Estados Unidos se conmemoraba el Día de los Caídos, a bordo de un poderoso buque de guerra estadounidense anclado en un puerto japonés que comparten las fuerzas de los dos países.

«Mi administración está comprometida en garantizar que la fortaleza militar de Estados Unidos permanezca para siempre en el primer lugar», afirmó Trump frente a un millar de militares de su país formados en el interior del buque USS WASP.

«En un pequeño período de tiempo, nuestros recursos militares serán reconstruidos completamente, y serán más fuertes, mayores y mejores que nunca antes», agregó el gobernante en el acto, en una base militar del puerto japonés de Yokosuka.

Lo dijo en el último acto de la jornada final de una visita oficial a Japón, iniciada el sábado y que le permitió conocer al nuevo emperador nipón, Naruhito, a la vez que revisar una serie de temas con el primer ministro de Japón, Shinzo Abe.

Juntos encabezaron este martes un acto, primero en el portahelicópteros JS Kaga, anclado también en Yokosuka, donde ambos destacaron su fuerte alianza bilateral, y después en el USS WASP, donde Trump se dirigió a sus tropas, que lo vitorearon ampliamente.