El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, protagonizó una nueva disputa contra el poder judicial estadounidense, al asegurar que este último pone en riesgo la seguridad del país al bloquear sus restricciones migratorias.

El mandatario, arremetió contra el presidente de la Corte Suprema de Estados Unidos, el juez John Roberts, después de que un juez del noveno circuito de California prohibiera la medida que impuso el Gobierno Trump de negar las solicitudes de asilo a los migrantes que crucen irregularmente la frontera.

Esto ocurre justo después de que Trump asegurara que los jueces nombrados por el expresidente Barack Obama bloquean gran parte de sus medidas; a lo que Roberts respondió que la rama judicial es un órgano independiente dentro Estados Unidos.