En la tarde de este viernes, el Senado de Estados Unidos rechazó la citación de testigos, como parte del proceso de Impeachment, o juicio político contra el presidente Donald Trump, a quién se le acusa de los cargos de abuso de poder y obstrucción del Congreso, luego de que estallara el escándalo conocido como Ucrania-Gate, en el que Trump habría presionado al presidente de Ucrania, Volodymyr Zelenskiy, para que investigara y ‘ensuciara’ a su contendor político el demócrata Joe Biden y a su hijo.

Trump se anotó una nueva victoria, luego de conocerse que –por votación- la mayoría republicana en el Senado, logró bloquear la propuesta de los demócratas de citar testigos a las audiencias del juicio político. Una decisión que deja al mandatario estadounidense a un paso de la absolución y la oposición sin municiones para buscar destituirlo.

Los 100 senadores se reunieron desde el mediodía para escuchar los argumentos de la acusación y la defensa sobre si escuchar a otros testigos y admitir nuevas pruebas en este juicio político.

«Los hechos saldrán a la luz, pero la pregunta que tienen ante ustedes hoy es si saldrán a tiempo para que puedan formarse una opinión clara sobre la culpa o la inocencia del presidente», dijo a los senadores el fiscal jefe del caso, el demócrata Adam Schiff, en un esfuerzo final por reunir los 51 votos necesarios.

La bancada demócrata tiene 47 escaños y ha tratado durante días de convencer a cuatro republicanos dubitativos. Algo que falló esta tarde, cuando al menos dos de ellos anunciaron su intención de votar «en contra», lo que implicaba que el Senado rechazaría la moción en una votación prevista para última hora de este viernes.

Después de esta votación, los senadores se tienen que pronunciar sobre los dos cargos contra Trump: abuso de poder y entorpecer el correcto funcionamiento del Congreso. La Constitución estadounidense prevé que para destituir al presidente se necesita una mayoría de dos tercios, es decir 67 votos.

Por ello, con toda probabilidad, Trump, el tercer presidente de la historia del país que enfrenta un proceso de destitución, será absuelto de los cargos de abuso de poder y obstrucción al Congreso que le imputó la Cámara de Representantes, de mayoría demócrata. La única incógnita que queda por resolver es ¿cuándo?

Publicidad

Trump quien ya lanzó su campaña para ser reelegido, espera ser absuelto antes de pronunciar su tradicional discurso sobre el estado de la Unión, el próximo martes por la noche ante el Congreso.

Y tal vez el juicio termine antes del domingo, cuando Trump tiene programada una entrevista al canal de noticias conservador Fox News antes del Super Bowl, la final del fútbol americano, un evento que suele reunir a más de 100 millones de telespectadores y durante el cual se emitirá un anuncio de la campaña presidencial.