El presidente estadounidense, Donald Trump, se reunió hoy con su homólogo ruso, Vladímir Putin, y le pidió sarcásticamente que no interfiera en las elecciones de 2020 en EE. UU., en las que él buscará la reelección.

Al comienzo de su reunión con Putin durante la cumbre del G20 en la ciudad japonesa de Osaka, una periodista preguntó a Trump si planeaba pedir al mandatario ruso que no intente influir en el resultado de las elecciones de 2020, como presuntamente hizo Moscú en los comicios estadounidenses de 2016.

«Sí, por supuesto», respondió Trump, y a continuación se giró ligeramente hacia Putin, aunque sin mirarle a los ojos, y dijo con gesto de sorna: «No se meta en las elecciones, presidente».

Luego alzó el dedo índice de la mano derecha en dirección a Putin y reiteró: «No se meta en las elecciones», sin perder la sonrisa.

El encuentro fue el primero entre ambos desde su polémica cumbre de hace casi un año en Helsinki, en la que Trump puso en duda las conclusiones de sus propias agencias de inteligencia sobre la presunta injerencia rusa en las elecciones de 2016.

Esta vez, la sospecha de una posible conspiración entre Trump y Rusia para llegar al poder ya no planeaba sobre la reunión, porque el fiscal especial que investigaba el tema en EE.UU., Robert Mueller, terminó en marzo su pesquisa y descartó esa posibilidad.

«Es un gran honor estar con el presidente Putin (…). Tenemos una relación muy, muy buena, y vamos a pasar juntos un rato muy bueno. Van a salir muchas cosas muy positivas de la relación», prometió hoy Trump al inicio del encuentro.