El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y su esposa, Melania, viajaron la noche de Navidad a Irak para visitar las tropas estadounidenses. 

Sarah Sanders, portavoz de la Casa Blanca escribió este miércoles en Twitter que el mandatario viajó para agradecerle a las tropas y al mando militar encargado de la misión en Irak «por su servicio, su éxito y su sacrificio» y para «desearles una Feliz Navidad».

El Pentágono tiene desplegados unos 5.200 soldados en Irak, uno de los países donde actúa la coalición internacional liderada por Washington para derrotar al grupo yihadista Estado Islámico (EI).

Trump había sido blanco de críticas al considerarse que había roto una tradición navideña que se ha repetido desde 2002, cuando se espera que los presidentes estadounidenses visiten a las tropas para celebrar esta fecha.

Medios locales destacaron que se trata del primer viaje del presidente a una zona de combate.