El fiscal general de la Nación, Mario Iguarán, destituyó a un fiscal de Justicia y Paz, algunos indicios mostrarían que el fiscal José Alfredo Jaramillo pedía dinero para no investigar a los aliados de los paramilitares señalados por éstos en sus declaraciones. Entre los presuntos beneficiados estaría Alfonso “El Turco” Hilsaca, un polémico empresario de Cartagena, cuyo nombre ha salido a relucir en las declaraciones de al menos dos jefes paramilitares.

El Fiscal General de la Nación, Mario Iguarán, declaró insubsistente a fiscal encargado de Justicia y Paz, José Alfredo Jaramillo, porque al parecer estaba exigiendo dinero a varios particulares para no ordenar procesos en su contra por vínculos con el paramilitarismo.

Según la información que posee el despacho del Fiscal General, Jaramillo escuchó en versión libre a Úber Enrique Bánquez Martínez, alias Juancho Dique, quien a parte de vincular a 18 alcaldes del norte del departamento de Bolívar con los paramilitares, también mencionó al empresario Alfonso Ilsaca conocido en Cartagena como el turco Ilsaca y lo vinculó en el asesinato de prostitutas.

Tras conocer las denuncias al parecer Jaramillo se habría reunido con un grupo de abogados de Ilsaca, para negociar la manera de no vincularlo a ninguna investigación.

El Fiscal Jaramillo a través de una carta reconoció la reunión con los abogados, pero dijo que fue invitado por ellos, que lo del dinero no tenía relación con ningún cobro, sino con la declaración de que los paramilitares habrían puesto 200 o 500 millones de pesos para nombrar al director de Cardique. Sin embargo reconoció que de alguna manera los asesoró al mencionarles la forma de parar el proceso contra Ilsaca.

 “Que la única manera de hacer mella en la investigación y, por ende, debe entenderse como una ayuda, es que le ofrecieran dinero a los presuntos testigos pues su situación en las cárceles era complicada”.

El Fiscal Jaramillo, dijo además que la conversación se la grabaron para hacerlo aparecer en situaciones que nunca ha referido.