Cuba anunció este miércoles el primer deceso por nuevo coronavirus, un turista italiano de 61 años, mientras la isla, que no ha adoptado medidas restrictivas en sus fronteras, registra 10 casos confirmados y 389 sospechosos.

«En la madrugada del 18 de marzo falleció el paciente de nacionalidad italiana de 61 años de edad que se encontraba ingresado en estado crítico» desde la noche del domingo, informó un comunicado del Ministerio de Salud Pública (Minsap).

Subrayó que «a pesar de los esfuerzos realizados por el equipo de terapia intensiva que directamente lo atendía (…), las complicaciones desarrolladas propias de su enfermedad provocaron su fallecimiento».

En el mismo comunicado, el Minsap reportó tres nuevos casos del COVID-19: un cubano de 25 años, una cubana de 67 y un estadounidense de 77. Todos habían regresado del extranjero en días anteriores.

Con los tres suman 10 los casos registrados en la isla, que ha multiplicado sus acciones de prevención y vigilancia pero mantiene abiertas sus fronteras, al contrario de lo que hacen la mayoría de sus vecinos. El turismo es el motor de su economía.

El anuncio del deceso del turista italiano coincide con la evacuación del crucero británico MS Braemar, que atracó este miércoles en un puerto del oeste de La Habana, con 52 personas en aislamiento, incluidos cinco casos confirmados del nuevo coronavirus.

Publicidad

Cuba autorizó el lunes por «razones humanitarias» el atraque del MS Braemar, de la compañía británica Fred. Olsen Cruise Lines, que desde la semana pasada buscaba un puerto en el Caribe donde acostar, tras recibir el rechazo de varios países de la región.