La Universidad Distrital les estaba pagando pensión a varios de sus exempleados que a su vez cobraban sus mesadas en el fondo público de pensiones. El detrimento patrimonial está estimado por la Contraloría en otros 40 mil millones de pesos de la educación que no sirvieron para educar a nadie en la ciudad.