Los contradictores de Jorge Robledo en el debate sobre la ley de baldíos tenían una especie de libreto común, muy parecido a las fichas que sobre el tema organizó uno de los más interesados, la Sociedad de Agricultores de Colombia, SAC.

Las palabras que varios de ellos pronunciaron, a veces sin entenderlas, coinciden con las de este documento, que los agro empresarios habían preparado, en papelería de la Sociedad de Agricultores.