Un grupo de científicos de la Universidad Nacional logró ahorrar materiales y tiempo en el procesamiento de biocombustibles.