Un joven, al parecer bajo los efectos del alcohol, mató a dos personas y tuvo como rehenes a una madre y a su hijo en Cúcuta.

El hombre fue sometido por unos policías que, al mejor estilo de la operación Jaque, se disfrazaron de periodistas.

Desde las cinco de la mañana la calma en el barrio La Cabrera de Cúcuta fue interrumpida.

“Estaban tomando y como a las cinco de la mañana empezó a disparar”

Daniel Santos Ardila, de 23 años, acababa de asesinar a dos personas y se había atrincherado en su casa.

“Al ver la policía toma de rehenes a una señora y un niño”

Publicidad

Conforme pasaban las horas, la tensión en el barrio aumentaba. El hombre amenazaba con hacer explotar la vivienda con una pipeta de gas, al tiempo que le hacia exigencias a las autoridades.

También pidió algo de tomar, lo que sirvió para que la policía activara la treta que permitió someterlo.

“Él pidió una gaseosa y dentro del líquido había químicos para desgastarlo y dominarlo”

Pero, según cuentan los vecinos, el hombre seguía en pie, amenazando con matar a los rehenes. Se montó para el secuestrador una obra de teatro en la que los personajes eran un reportero y un camarógrafo.

“Logramos traer varias personas y disfrazarlas de periodistas.”

Con cámara en mano, y luego de siete horas de negociación, hombres del Gaula ingresaron a la vivienda.

“Logramos que entregara el arma y en el momento de entregarla los hombre lo redujeron y lo esposaron”

El hombre permanece a esta hora en los calabozos de la Fiscalía de Cúcuta.