Estados Unidos reencauchó su programa de defensa de los años 80, la Guerra de las Galaxias, para contrarrestar la amenaza de Corea del Norte. Para el efecto instaló estaciones de detección de misiles en Japón, Corea del Sur y la isla de Guam y en los mares de Japón y China tiene más de 90 barcos aptos para disparar misiles interceptores, una vez sean detectados por sus radares, pero espera que los demás amenazados hagan su parte.

Un misil de un alcance mediano tipo Hwasong-12 fue lanzado por Corea del Norte. El cohete alcanzó una altura de 770 mil metros y recorrió 3.700 kilómetros, antes de caer en el océano.

Este nuevo lanzamiento estuvo supervisado por el líder norcoreano Kim Jong Un. El misil pasó por territorio japonés lo que activó el sistema de alarma en la isla de Hokkaido en donde la población fue evacuada porque pueden caer fragmentos del cohete.

Kim Jong Un hace caso omiso a las nueve resoluciones de la ONU, la última limita las exportaciones de petróleo y productos textileros, una de sus principales fuentes de ingreso y aseguró que seguirá sus lanzamientos porque está cerca de dotarse de otra arma nuclear y que su meta es alcanzar un equilibrio de fuerzas real con Estados Unidos.

El Consejo de Seguridad pide a la comunidad internacional bloquear a Corea del Norte ante su nuevo lanzamiento y espera en las próximas sesiones abordar la situación.

Noticias UNO