Las unidades femeninas de protección al norte de Siria que fueron establecidas desde el 2012, son grupos de mujeres que tomaron voluntariamente las armas para defender a su país de grupos terroristas y terminaron siendo determinantes en la lucha contra el Estado Islámico.

 De igual manera, están prestas para luchar en otros contextos como lo hicieron en el norte de Irak al defenderse frente al patriarcado del común en Oriente Medio.

En este caso las mujeres han entendido que la liberación y la defensa del territorio es también una tarea de ellas y por eso han optado en organizarse militarmente.

Pudimos evidenciar las unidades de entrenamiento, muchas de estas personas han participado en batallas conjugando elementos del marxismo, del pensamiento feminista y de las mejores tradiciones de Oriente Medio.