Una de las esquinas más deprimidas del centro de Bogotá pasó de ser un refugio de habitantes de la calle, al primer centro creativo de una universidad.