Las palomas y ahora los gallinazos o buitres comienzan a generar serios problemas en la plaza de Bolívar.

Las palomas pueden ser animales absolutamente encantadores, pero son portadoras y pueden transmitir gran cantidad de enfermedades, sobre todo en los niños o en personas adultas, y son precisamente los seres que más las alimentan y que más las cuidan, pero transmiten infecciones, enfermedades.

A un párroco de la Catedral, hace años, casi lo linchan porque se descubrió que las estaba envenenando debido al daño que le causaban a la fachada de la iglesia. Cada uno de estos animalitos produce alrededor de quince kilos de caca por año.

Con todo y el daño que provocan, la gente ama y cuida a las palomas. Pero ahora apareció otra ave en la plaza. Se trata del gallinazo, o buitre negro americano, o chulo, como popularmente se le llama. Habitantes y turistas ven alarmados cómo aparecieron en la plaza de Bolívar. Su especie es carroñera, hurga en basureros, come materias en descomposición. Ahora se posan sobre las ventanas y terrazas de la Alcaldía. Esas aves carroñeras están desplazando a las palomas que normalmente pasean sobre los edificios que rodean la plaza. Una cámara de este noticiero captó el momento en que los chulos comían, aparentemente, pequeños animales muertos, en las ventanas del Palacio de Liévano.

Este buitre o chulo es considerado una amenaza debido a la depredación y a que sus excrementos pueden matar árboles y vegetación.