Un juez de Manizales sancionó al procurador por desacato a una tutela. El cuento es así: la señorita Francy Jehin Trujillo Rodríguez ocupó el puesto 193 dentro de la lista de elegibles en la convocatoria pública para los cargos de carrera administrativa de profesional universitario en todo el país; dicha convocatoria ofertó 118 plazas. La señorita Trujillo entuteló al procurador ante el juzgado octavo de Manizales. Ese juzgado ordenó realizar el nombramiento de la demandante, con el argumento de que había que respetar la lista de elegibles. Como no se hizo el nombramiento, el juez declaró la ocurrencia de desacato y sancionó al procurador. 

Lo curioso es que la Procuraduría está en la imposibilidad jurídica de hacer el nombramiento, porque vulnera derechos de participantes que, con un mayor mérito al de la demandante, se verían directamente afectados.