Altos funcionarios del Gobierno saliente del presidente Santos ya no ocultan su molestia por la agresividad de representantes del gobierno Duque en el empalme.

Uno de los ministros del Gobierno saliente le confesó a esta sección que casi toda la operación de empalme está desordenada y enredada. Cuando el periodista le preguntó la razón, el alto funcionario respondió: «Los nombrados no solo no tienen orden ni gran conocimiento de los temas por los cuales preguntan, sino que lo hacen con agresividad».

Contó el ministro que muchas de las reuniones a las que ha asistido parecen más sesiones de inquisición que de respetuosa solicitud de la información que pueden necesitar para transmitirla al nuevo Gobierno. El ministro, que confesó su malestar y pidió, por supuesto, guardar su identidad, comentó que muchas de las cosas cuyos datos solicitan no pueden suministrarse en una reunión de veinte o más personas de empalme porque son absolutamente reservadas; correspondería, inclusive, tratarlas en privado por parte de los dos presidentes.

Ojalá el nuevo Gobierno capte el malestar del Gobierno saliente por la forma como en algunos casos se pide la información.