Ernesto Macías Tovar, el periodista huilense que llegó a la presidencia del Congreso, escribió un libro que será polémico, porque, según él, revelará asuntos desconocidos de la política nacional.

El libro se llama «Crónicas de un bachiller», título con el que alude a las críticas que se le han hecho por su título de bachiller. El prólogo de la obra es del exministro Juan Lozano; vean lo que dice Juan:

«Los que quieren a Ernesto Macías, cuando lean este libro lo van a querer más; y los que lo detestan, lo van a detestar más».

Uno de los méritos del libro del «bachiller» es que por primera vez un uribista les pone nombres, apellidos, adjetivos y rostros a los espadachines uribistas, dijo Juan Lozano. Afirma que Duque marca territorio con una postura política de «puro centro», la cual no permite que se le ubique con una mínima inclinación a la izquierda ni a la derecha, sino, como lo afirma reiteradamente, «mirando hacia el futuro».

Macías sostiene que el sector uribista de derecha extrema o radical lo encabeza el exministro Fernando Londoño, quien, dice Macías, está pensando en crear otro partido o en regresar al conservatismo imponiendo condiciones. También hace estos pronósticos inéditos sobre la candidatura presidencial del uribismo: Federico Gutiérrez, exalcalde de Medellín, y Álex Char, exalcalde de Barranquilla, podrían tener el apoyo del Centro Democrático.

Macías lanza esta bomba: «Si los uribistas “pura sangre” llegaren a sacar la disculpa de que Gutiérrez y Char no son “propias tropas”, hay una carta a la que muchos le apostaríamos todo: es el joven empresario Tomás Uribe Moreno, hijo del expresidente Álvaro Uribe».