La designación de Darío Acevedo como director del Centro Nacional de Memoria Histórica ha causado malestar en sectores sociales y políticos. La Unión Patriótica anunció que retirará todos los documentos aportados a la institución sobre la ola de asesinatos que vivió ese partido político en los años 80s y 90s declarados como de lesa humanidad en 2014 por la Fiscalía.

La senadora Ayda Avella señaló que esta misma semana retirará los documentos que reposan en el Centro Nacional de Memoria Histórica sobre los procesos de la Unión Patriótica por desacuerdo con la llegada de Darío Acevedo a la institución. 

«Llega una persona con un sesgo político muy contrario a lo que es la memoria, él no tiene interés por memoria histórica del país, ni por el conflicto armado, sumado se burla de las víctimas, las víctimas nos sentimos indignadas», indicó Avella.

Los 6.532 documentos entre desapariciones, amenazados y asesinados pasarán a ser custodiados en un centro propio.

«Nosotros vamos hacer un centro de nuestras memorias, creemos que tenemos los suficientes profesionales y con las víctimas nos financiaremos», añadió Avella.

También recalcó que no hay posibilidad de entendimiento con el director designado por el presidente Iván Duque.

«No tiene la versión de imparcialidad que se necesita para un cargo de esta naturaleza, es un enemigo de las víctimas del Estado», concluyó la senadora.

Publicidad

A esta iniciativa de retirar los archivos del Centro de Memoria se unieron las víctimas de Bojayá, la Asociación Minga Indígena y críticas por parte de la Asociación Colombiana de Historiadores.