El uranio encontrado en las afueras de Bogotá, y aparentemente de propiedad de las FARC, parece ser un desecho hospitalario, sin ninguna aplicación bélica, así las cosas, o alguien robó a las FARC vendiéndoles uranio inútil. O los organismos de inteligencia siguieron una pista equivocada.

Esas son las dos hipótesis, pero de lo que hay certeza es que el material radiactivo perteneció a un equipo médico descontinuado. Muy distinto al usado para fabricar bombas sucias y diferentísimo al que sirve para construir armas nucleares.El Uranio que el Ejército encontró en la vereda Pasquilla, a un lado de la carretera que conduce de Bogotá a San Juan de Sumapaz, resultó ser un desecho hospitalario. 

Por tratarse de un desecho hospitalario, las primeras pruebas determinaron que no presenta mayor peligro para la salud humana, como lo corroboran los expertos. 

La primera pista que llevó a los investigadores a determinar su origen fue el serial hallado en la muestra, numeración que correspondió, en principio, a un equipo hospitalario descontinuado. Una de las posibilidades es que se trate de radioisótopos utilizados en medicina nuclear para el tratamiento del cáncer.  

La otra posibilidad es que se trate de un equipo de cobaltoterapia, también descontinuado.  

En Colombia esos equipos han ido saliendo paulatinamente del mercado a raíz de los atentados a las torres gemelas del 11 de septiembre, luego de un acuerdo entre el Departamento de Estado de los Estados Unidos y el Instituto de Asuntos Nucleares de Canadá. Los investigadores continúan analizando el material y siguiendo las pistas del serial, para determinar a que clínica u hospital perteneció.