El expresidente Uribe aprovechó la situación de interinidad del acuerdo y las dudas de la Corte Constitucional, para darles más aire a sus tesis de oposición al nuevo acuerdo. El senador Uribe concentró sus críticas en el mecanismo del fast track y en las facultades especiales que se le darían al presidente Santos para dictar normas que faciliten la reintegración de la guerrilla a la vida civil.