La petición la hizo al congreso de la República en el cierre de la segunda cumbre de países del Caribe contra el tráfico de drogas que se realiza en Cartagena.  

Así como pidió a Estados Unidos imponer penas mínimas para los narcotraficantes extraditados, el mandatario quiere una condena particular contra el consumo personal en Colombia.

El presidente advirtió que es un problema grave el llamado “narcoturismo”, donde los extranjeros viajan a ciudades como Bogotá y Cartagena para consumir dosis mínimas las cuales no son penalizadas.

Además reflexionó sobre que la acción de la policía es nula porque aunque se capturan los distribuidores, los jueces los tienen que liberar precisamente por que solo llevan su dosis personal.

En su discurso, llamó a la comunidad internacional para enfrentar el flagelo de la droga sin dividir a las naciones entre productoras y consumidoras.

Esta segunda cumbre antidrogas se deberá establecer planes conjuntos para fortalecer una lucha mancomunada contra el narcotráfico en la región.