En la audiencia de conciliación entre cuatro madres de Soacha y el expresidente Álvaro Uribe, quedaron puntos sin rectificar.

Uribe se negó a reconocer que fueron falsos positivos que hicieron parte de una política de Estado llamada: seguridad democrática.

El texto redactado por el propio Uribe y leído ante los periodistas, fue discutido durante una hora, él no quería mencionar el nombre de los hijos de las madres de Soacha asesinados.

Sin embargo, Uribe terminó por acceder a mencionar los nombres y a reconocer lo vulnerables que eran.

Publicidad

“Acepto la solicitud de las señoras madres de Soacha de mencionar expresamente los nombres de sus hijos asesinados, todo con el propósito de respetar su memoria, entre ellos un menor de edad y un joven con discapacidad mental”, dijo Uribe.

Uribe está denunciado por injuria y calumnia, luego de que este publicara un tweet el 25 de junio de 2015, en el que manifestó que algunas madres le confesaron que sus hijos estaban involucrados en actividades ilegales.

“Acepto que este tweet ofende a las madres de Soacha y afecta la memoria de sus hijos asesinados. Me retracto además porque lo que escribí no me consta en nada diferente a lo que escuché”, agregó el expesidente.

Uribe ya había calumniado e injuriado la memoria de los hijos de estas mujeres en otro pronunciamiento como presidente el 8 de octubre de 2008

El fiscal general de la época era Mario Iguarán y el ministro de Defensa, el hoy presidente Juan Manuel Santos.