El uribismo del Senado decidirá si, como lo proponen algunos de sus miembros, renuncia a la comisión que revisa el caso del magistrado Pretelt.