Para prevenir el cáncer de cuello uterino, los médicos están recomendando que desde los diez años las niñas reciban la vacuna contra el papiloma humano.