Myanmar, la antigua Birmania, fue arrasada este fin de semana por un ciclón. La dictadura birmana, poco dada a la cooperación internacional, hoy clamó por ayuda.

Los muertos llegan a 22 mil y los damnificados sobrepasan el millón. Miles de personas no tienen agua potable.

A 10 mil llegó el número de víctimas mortales por el paso del ciclón Nargis, por Myanmar según Naciones Unidas.

Hoy el amanecer en ese país, fue desalentador, al número de víctimas se suman mas de 40.000 desaparecidos, e incalculables perdidas por la devastación y destrucción de millones de hectáreas de cultivos de arroz.

Myanmar, antiguo Birmania, uno de los países más pobres de Asia, ahora espera que las ayudas humanitarias lleguen a su territorio después de que en el tsunami de 2004 la junta militar que los gobierna rechazara las donaciones para auxiliar a las victimas del tsunami.

Ban Ki Moon secretario de Naciones Unidas, manifestó sin embargo que la organización volcara su atención sobre el país, dada la magnitud de la tragedia, mientras que el gobierno militar anuncio que a pesar del desastre el próximo sábado se llevará a cabo un referendo ya que los birmanos están ansiosos por votar.

La junta militar que gobierna desde 1962, ya invalido en 1990 otro referendo en el que ganó el partido de oposición