Sincronizando 42 proyectores de video, los curadores de la exposición de Vincent Van Gogh que visita Bogotá, lograron crear un efecto que pretende involucrar al público con la emociones del artista.