Aunque el establecimiento político ya le dio su aceptación al general Óscar Naranjo como vicepresidente, Germán Vargas Lleras dijo que todavía no se va.

Vargas dijo que coordinará su salida con el presidente y que lo hará cuando deje en marcha los cien proyectos de vivienda, pero no dijo cuántos le faltan ni cuándo piensa terminar ese trabajo.