El portavoz del papa Francisco, Greg Burke y la viceportavoz, Paola García renunciaron a sus cargos; dimisión que fue aceptada por la Santa Sede.  

El estadounidense, quien se convirtió en portavoz en julio de 2016, aseguró que la experiencia había sido fascinante pero que ante los cambios el papa debía ser libre de elegir a su equipo.  

“En este momento de transición en la comunicación del Vaticano, Paloma y yo pensamos que lo mejor es que el Santo Padre sea completamente libre de construir un nuevo equipo”.

Aunque no se conocen las razones precisas de las renuncias, estas se producen en medio de un momento de cambios en el sistema de comunicaciones del Vaticano.