Estas serán las elecciones más tranquilas del país en cien años. Así lo certificó la Misión de Observación Electoral, cuya representante dijo que nunca había recibido tan pocas quejas. El presidente instaló hoy la misión internacional de veedores que vigilará que la jornada de votación se haga con garantías para todos.