Luego de que se conociera que el Grupo de Lima no reconocerá el nuevo mandato presidencial de Nicolás Maduro, que inicia el próximo 10 de enero, el Gobierno venezolano acusó a este grupo de países de «alentar» un golpe de Estado con apoyo de Washington.

«El próximo 10 de enero el presidente Nicolás Maduro tomará posesión legítima y constitucional de la Presidencia de la República para el período 2019-2025, en perfecta sintonía, en tiempo y en forma con lo establecido en la Constitución», dijo al leer un comunicado ante los medios públicos el canciller venezolano Jorge Arreaza.

Asimismo, la misiva expresó la «perplejidad ante la extravagante declaración de un grupo de países del continente americano, que tras recibir instrucciones del Gobierno de Estados Unidos a través de una videoconferencia, han acordado alentar un golpe de Estado».

El Grupo de Lima, conformado por representantes de 14 países, pidió este viernes a Maduro, un exsindicalista de 56 años, que no jure el cargo que ganó con amplio margen en los cuestionados comicios de mayo pasado, a los que no se presentó el grueso de la oposición por considerar que no había garantía para una elección justa.